miércoles, 31 de enero de 2018

Le Corbusier, arte y diseño



La Galería Guillermo de Osma recorre los últimos 30 años de la vida del polifacético artista con una veintena de sus obras.


MADRIDActualizado:

Se acaban de cumplir 130 años del nacimiento de una de las figuras más transcendentales de la arquitectura moderna: Le Courbusier. El maestro Charles Édouard Jeanneret (Chaux-de-fonds, Suiza, 1887 – Roquebrune-Cap Martin, Francia, 1965) y su teoría del razonamiento espacial sigue siendo fuente de inspiración en el arte que hizo más famoso a este suizo –nacionalizado francés en 1930–. Sin embargo, este poliédrico artista fue mucho más que un gran arquitecto. Su vida discurrió por la senda del diálogo entre materias tan diferentes como el urbanismo, el diseño, el arte, la filosofía, la literatura o la pintura.


Ninguna de las disciplinas que desarrolló estuvo exenta de polémica. Su carácter agitador se plasmó en todas ellas y, ahora, la Galería Guillermo de Osma pone de relieve su producción pictórica como una de sus más cruciales facetas. Mañana inaugurará la muestra «Le Corbusier. Arte y Diseño», centrada en los últimos 30 años de vida del artista.
La exposición, que se podrá ver en Madrid hasta el 25 de marzo, presenta más de veinte obras entre pinturas, dibujos y collages centradas en su particular interpretación de la figura humana, en especial el cuerpo de la mujer. Desde la galería explican que las obras escogidas muestran a un artista seducido por la naturaleza y la metamorfosis. «Fruto de esta seducción establece relaciones entre las formas artificiales –las que inmortalizó en las composiciones «puristas» a partir de 1918– y la figura humana. En definitiva, una consecuencia más de la visión antropomórfica de su entorno que terminó traduciéndose en su sistema de proporciones conocido como Modulor (1948)», señalan.
Una forma de acercarse al artista que, más allá de su incansable dedicación a aproximar la arquitectura al contexto industrial, propuso una nueva manera de entender el arte plástico desde la curiosidad interdisciplinar de un humanista como él. Obras como «Deux femmes nuages» (1937); «Quatre femmes autour d’une table»(1950) o «Taureau» (1960), dibujan ese recorrido por más de tres décadas de arte.
Muebles originales del Pabellón Suizo de la ciudad universitaria de París-G. OSMA
Deformaciones compositivas, superposiciones figurativas y combinaciones estilísticas son rasgos comunes en las pinturas, dibujos y collages exhibidos. Otro de los atractivos de la exposición será poder ver de cerca algunos de los muebles originales de la época en la que Le Corbusier comenzó a diseñar junto a Pierre Jeanneret y Charlotte Perriand en 1925. En este sentido destacan los sillones «Fauteuil B» (1928) y la «siège à dossier basculant Mob. B 301» (1928-29). Esta última pieza ha sido uno de los muebles más reproducidos de la historia del siglo XX.
Especial mención merecen los muebles originales que vistieron las habitaciones de los estudiantes del Pabellón Suizo de la ciudad universitaria de París, tras su inauguración en 1933. El edificio fue encargado en 1930 al estudio de Le Corbusier y su primo Pierre Jeanneret para solucionar los problemas de alojamiento de los universitarios suizos en la capital francesa.
Publicar un comentario