martes, 12 de julio de 2016

80º aniversario de la Academia Nacional de Bellas Artes


 80º aniversario de la Academia Nacional de Bellas Artes

* Reconocimiento de la Legislatura porteña por su 80º aniversario.
* Guillermo Roux y Jorge Tapia, Académicos de Número, donaron un par de obras para la Academia.
*  Por el 100º cumpleaños del compositor Alberto Ginastera y el artista Líbero Badii, que fueran Académicos de Número, se exhibieron objetos únicos de sus archivos personales, nunca antes presentados al público.
La Academia Nacional de Bellas Artes celebró su 80º aniversario con la presencia de autoridades de gobierno, directivos de instituciones de cultura y académicos de la institución.
El Legistador porteño Eduardo Santamarina entrega recordatorio a la Academia por su 80º aniversario. 
Lo recibe el presidente de la institución, Arq. Alberto Bellucci

El Legislador porteño Eduardo Santamarina entregó un recordatorio para la Academia, en reconocimiento al trabajo realizado por el impulso y la promoción de la cultura argentina durante ocho décadas. Vale destacar que Eduardo es nieto de Antonio Santamarina, un Académico de Número integrante de la mesa fundadora de la institución en 1936.
Por otra parte, en homenaje al compositor Alberto Ginastera y el artista –pintor y escultor- Líbero Badii, otrora Académicos de Número que este año cumplirían 100 años, la Academia exhibió algunos objetos de sus archivos personales. En la vitrina dedicada al músico, una “condecoración” de “la Orden del Tornillo” entregada por Quinquela Martín (fundador de esta orden) al Maestro Ginastera, fotografías, y otros objetos personales; en dedicada a Badii, carpetas de dibujos del artista donadas a la academia (originales jamás mostrados) y otros objetos del académico.
Además, hay que destacar la donación de obra de dos Académicos de Número actuales: “Bailarina II” de Guillermo Roux y “Jardines del mal I” de Jorge Tapia.
“Esta Academia está conformada por un conjunto de personas con antecedentes valiosos y trayectoria probada en las especialidades relacionadas con las artes visuales (pintura, dibujo, grabado, escultura, fotografía, nuevos soportes), música, arquitectura y diseño, juntamente con los quehaceres de la historia, la investigación, la crítica del arte, y la gestión cultural” –enfatiza el Arq. Alberto Bellucci, actual presidente de la Academia Nacional de Bellas Artes.
“A lo largo de 80 años, la Academia fue incorporando sucesivamente 128 académicos de número, 51 académicos delegados (en las provincias) y 124 académicos correspondientes (en el exterior)” –explica el Arq. Bellucci-. “La actual conformación incluye 32 miembros de Número, 20 Delegados y 43 Correspondientes, que trabajamos intensamente para contribuir al desarrollo y al estímulo de las Bellas Artes en sus diferentes manifestaciones”.
Acerca de la ANBA

La Academia Nacional de Bellas Artes (ANBA) fue fundada el 1º de julio de 1936 con el objeto de contribuir al desarrollo y al estímulo de las Bellas Artes en sus diferentes manifestaciones: artes visuales, diseño, arquitectura y urbanismo, música, historia y crítica de arte. Asimismo, realiza estudios e investigaciones, elabora material y publicaciones con registros e informaciones sobre el patrimonio cultural de los argentinos. Promueve la conservación y el aumento del patrimonio artístico de la sociedad. Contribuye en el asesoramiento de políticas de acción cultural a nivel nacional, provincial y municipal, así como de orden privado. Propone proyectos de leyes y reglamentaciones relacionados con los temas de su quehacer diario.
La ANBA está formada por Académicos, personas distinguidas en una o varias de las disciplinas que busca promover la institución. Ser Académico es un título honorífico y vitalicio.
Además de velar por las obras y objetos que constituyen su acervo cultural, como otra contribución al desarrollo y estímulo de las Bellas Artes, la ANBA organiza concursos, exposiciones y conciertos, y concede becas de estudio y de perfeccionamiento.
El acervo cultural de la ANBA está compuesto por:
· Obras de Arte: un conjunto integrado por pinturas, esculturas, grabados, litografías, dibujos y tapices, donados por sus autores, artistas académicos y coleccionistas.
· Biblioteca y publicaciones: El fondo bibliográfico se formó principalmente con donaciones de personas e instituciones, así como con obras adquiridas por la Academia. La biblioteca alberga alrededor de 16.000 volúmenes y está abierta para la consulta de investigadores y estudiantes.
· Archivo fotográfico integrado por 7.000 negativos, producto de las investigaciones sobre el patrimonio artístico nacional y sus diversas publicaciones. A esto se suman las placas de la colección Ayerza, con escenas de campo de fines del siglo XIX.
· Una filmoteca y una diapoteca compuesta por 6.700 diapositivas de reproducciones de artistas argentinos y obras registradas durante las investigaciones sobre el patrimonio artístico nacional.
Publicar un comentario